Raquel Suárez y su obra `Crónicas de la bruja´

Hola Raquel, bienvenida a La cadena del talento, hemos visto que, desde bien pequeña, tu gran pasión ha sido la escritura, además, mundos mágicos y fantasía… ¿es un género complicado?

Hola a todos, la verdad es que nunca me habían hecho esa pregunta. Es un género complicado para los que no tengan o les cueste tener imaginación. Porque, básicamente, la fantasía es un género dónde “todo vale” (no me refiero a la falta de orden, ni cohesión y concordancia), puedes inventar cualquier cosa, situación o personaje, por lo que depende de la capacidad para inventar del escritor y de sus gustos. Porque si no le gusta el género de la fantasía, poco podrá hacer.

Has escrito una bilogía, `Crónicas de la bruja: la hija del roble’ y `Crónicas de la bruja: el poder del destino´, he leído que son libros con historias que enganchan, cargados de magia y llenos de poder para volar a otros reinos… eso ya engancha se por si, ¿cómo nacen estos reinos, esa magia?

Desde los 12 años quise escribir una historia de brujas gracias a una lectura marcada en el colegio. Las protagonistas, Eva y Germina, nacieron junto a esta idea. Una vez supe que quería hacer con Eva, esa aventura y viaje para descubrir su destino, necesité una región. No quería que fuese en la Tierra, deseaba inventar los lugares como lo estaba haciendo con los personajes. Surgió el reino de Llescrip, al que llamé de esa forma por el hecho de “llorar”, un reino que llora por la tragedia que lo atemoriza. Los lugares como Machaster, dónde presento el mar, es un apego a mi tierra, la isla de Gran Canaria. Y los reinos del norte como el del este presentan la potestad y diversidad cultural. Y considero que los bosques, cavernas, montañas y ríos, la naturaleza en sí, son el símbolo del misterio en una novela de fantasía.

Con respecto a la magia, creo que es la esencia clave para las novelas de fantasía. Todas, desde las de Dioses griegos hasta las de licántropos y vampiros, tienen ese toque mágico. Y en mis historias hay brujas… la magia no puede fallar. Al igual que El Roble, el culmen del poder, la mayor potestad que abarca todo el mundo mágico.

“La magia es lo que somos, una parte esencial de la naturaleza” ¿te suena verdad? No he podido evitar quedarme con esta frase en la que dices todo y no dices nada… ¿qué puedes decirme al respecto?

Esa frase, como bien dices, engloba todo. A lo largo de la historia y gracias a su maestro, Eva descubre que la magia que vive en ella es como sus huesos. Es parte de ella y sin eso que la joven compara con una maldición, moriría. Al mismo tiempo, nada pasa por casualidad, no es bruja por antojo de un ser superior sin ninguna finalidad. Es parte de una armonía natural entre humanos, brujos, naturaleza y magia y, además, tiene un destino como todo ser. Es difícil de asimilar para la protagonista, cierto, pero es una comparativa con la vida misma. Y te explico el por qué.

El ser humano muchas veces vive sin aceptar su historia, como Eva. No acepta o el trabajo que tiene, o los hijos o conyugue, o padre o situación personal, laboral o familiar que tiene, físico etc. Se pregunta por qué me ocurre esto o aquello. Si en lugar de eso asumiera que e ha tocado eso en la vida, quizás se preguntaría para qué… cuál es la finalidad… Al igual que Eva, una joven que siempre ha obedecido y que maldice su naturaleza por no poder controlarla, la misma que daña su interior por ser rechazada. Una muchacha que huye, con miedo al no ser aceptada nunca, a estar sola y a no poder volver con las dos personas que ama y que siempre han estado junto a ella, sus padres.

A parte de este punto, el ser humano es un ser sociable. No puede vivir al margen de otros, de echo para ello estamos dotados física y psicológicamente de cualidades que nos impulsan a tener relaciones de todo tipo. Esto hace que tengamos una misión, destino o cometido. Es decir, tienen ese trabajo o esa familia, ese físico, etc, para algo más que crea una armonía en la naturaleza. No están solos con sus realidades. Al igual que Eva, forma parte de la naturaleza, su destino se entremezcla con el destino de Germina, Sai, hasta Toroah… y tiene una finalidad que en un principio ella repudia.

Viendo las portadas de ambos libros, me llama la atención la luz que tiene el primer libro (`Hija del roble´) y la oscuridad que emana el segundo (El poder del destino) ¿Tiene algún significado?

Sí, el primer libro es más entrañable que el segundo. Es el inicio dónde una muchacha aprende a caminar y transforma su oscuridad en luz. Las enseñanzas le dan un sentido a su historia y vida.

En el segundo, toda esa luz y paz se hunde en el mayor abismo, y el personaje que más lo representa es Sai. Parece que la maldad, es más, el mayor de los males, tiene poder suficiente para destruir al propio Roble. La esperanza de los brujos cae a lo más profundo y la oscuridad de su portada lo representa. Es una novela con un nivel de tensión continuo, dónde los personajes más malos toman el control y los buenos no ven la luz por ningún sitio.

¿Dónde podemos encontrar tus libros? Y ¿dónde podemos seguirte a tu a través de las redes para no perdernos tus novedades?

Mis libros los pueden conseguir en Ediciones Labnar, en Amazon, y en cualquier librería, aunque éstas deben ponerse en contacto con la distribuidora correspondiente. En mi web están los enlaces para poder adquirirlos.

Y, para finalizar, ¿a quién le pasas el testigo de esta cadena de talentos?

Presento a Amparo Belmonte Meseguer, escritora de historias reales.

Gracias Raquel por participar con nosotros.