Mª Luisa Alonso Montalbán, `Luz para el olvido´

Hoy, en La cadena del talento contamos con Mª Luisa Alonso Montalbán, con su ensayo `Luz para el olvido´, que presenta una biografía del médico militar Luis María Alonso Alonso, su padre.

El libro se divide en tres grandes partes, la Guerra del Rif (La Guerra de África), la sanidad militar en campaña y la evolución política española desde la dictadura de Primo de Rivera hasta la rebelión militar de Julio de 1936, que acabará en La Guerra Civil Española y la Dictadura Franquista.

Imagino, que el principal motivo de este ensayo es rendir homenaje a tu padre… pero ¿qué hay detrás d este ensayo? ¿Qué esconde `Luz para el olvido´?

Empezaré explicando el contenido del libro.

En realidad, estas tres grandes partes, se subdividían en periodos y temas.  Por una describo lo que fue nuestra presencia en África en la que la guerra del Rif es uno de esos episodios de esta presencia. Quizá el más importante y el que tuvo unas consecuencias más devastadoras en nuestra historia reciente.

La Sanidad es otra parte del libro, que abarca tanto la que tuvo lugar en las duras campañas, como la que se hizo una vez conseguida la pacificación del territorio y que fue la obra civilizadora más importante y exitosa que llevó a cabo a España en Marruecos, organizando una Sanidad moderna y luchando en la erradicación de las enfermedades endémicas de la zona, especialmente el paludismo.  Y hago otra subdivisión de la Sanidad, referida a la Psiquiatría de la que el protagonista es el iniciador en el Hospital Docker de Melilla, al que llega tras el Desastre de Anual, como refuerzo sanitario ante las urgentes necesidades que se plantearon. Nombrado jefe de la Clínica de lo que entonces se denominaba Presos y Dementes, con la formación que recibían los futuros oficiales médicos, en la Academia de Sanidad Militar, ya que en aquella época no existían en España cátedras dedicada al estudio de esta disciplina médica, inicia un servicio de Psiquiatría.   Consciente de que el estrés de combate producía trastornos mentales, que entonces no eran tratados como patologías, e influido por lo acontecido en la I Guerra Mundial  en la que la Psiquiatría había conseguido un considerable avance, quiere estudiar la conducta del hombre en el lugar donde el conflicto se produce, en el frente de batalla y para ello pide el ingreso voluntario en la recién fundada Legión Española,  asistiendo  a los más duros combates  que tienen lugar en lo que se llamó la guerra del Rif o guerra de Melilla y en los que por su entrega a los heridos y por su liderazgo al contener reacciones de pánico colectivo es premiado con la Medalla Militar Individual, una alta distinción que premia el valor en combate, y que en muy contadas ocasiones se dan a los médicos, protegidos como están en lugares seguros como los hospitales.

Por otra parte si bien es verdad que dedico la tercera parte del libro a este periodo de nuestra reciente historia que abarca la Dictadura, II República, la Revolución de Asturias, las elecciones de febrero de 1936 y la gestación inmediata de la guerra civil, es también cierto que la evolución de la política española la voy siguiendo desde principios de siglo, porque he querido resaltar cómo el marco histórico determinó el devenir  no solo del protagonista, sino la de tantos y tantos de aquellos hombres, que nacidos  a finales del XIX,   vivieron los acontecimientos del convulso primer tercio del siglo XX.

Y contesto a tu pregunta sobre si el libro es un homenaje a mi padre, y que se esconde tras esta obra.

Efectivamente así empezó, como un homenaje a mi padre, como un relato que conservara su memoria entre   familiares y descendientes. Para ello empecé estudiando un documento histórico. Su Hoja de Servicios, al que siguieron otros muchos facilitados en los Archivos de Ceuta y de Melilla, artículos sobre Psiquiatría que él había publicado en la Revista de Sanidad Militar, que yo desconocía que me abrieron a su pensamiento. Fue un camino muy apasionante. Porque a la vez que le iba conociendo a él, me iba comprendiendo a mí misma. Después dediqué tiempo a lectura de libros de investigadores recientes de estos acontecimientos y de la época y en los que descubrí que, como él, había habido otros hombres cuyas vidas y cuyos hechos debían ser también conocidos y su memoria conservada.

Y paso a contestarte sobre esta pregunta. ¿Qué esconde LUZ PARA EL OLVIDO? Dos intenciones. Una de ellas es dar a conocer un episodio de nuestra historia, que fue un gran Desastre y del que no ha habido la voluntad de darlo a conocer por la vergonzosa implicación de altos responsables de la política española de entonces, tanto civiles como militares entre los que se encuentra la figura del Rey, y del general Fernandez Silvestre.  Este silencio y desconocimiento es una gran injusticia, para todos aquellos que perdieron sus vidas en aquellos terribles acontecimientos. Es injusto que se ignoren sus sufrimientos inimaginables, sus penalidades y que se ignore también a los que en aras de su deber sacrificaron sus vidas. Por otro lado, está el deseo, la inquietud y la necesidad de conocer la personalidad, el pensamiento y los hechos del principal protagonista, mi padre, del que yo sabía demasiado poco, pero sí lo suficiente para intuir que, tras los escuetos e insuficientes relatos de familiares sobre su personalidad, había algo que merecía la pena descubrir.  Su ingreso en la Sanidad Militar, que había sido motivada para conseguir la independencia económica que le permitiera contraer un matrimonio por amor y al que sus padres se oponían, y que le supuso la ruptura con ellos y con el resto de la familia.  La muerte de su primera esposa, de su hija y   su trágica muerte. Sobre mi padre había algo así como un halo de silencio y a la vez de admiración.   Quería saber quién era. Lo que no sabía era, que, al conocerle a él, me iba a encontrar conmigo misma. Tarde. Quizá demasiado tarde.

  También se esconde el deseo de conocer los motivos reales de su trágica muerte. Creo que lo he conseguido y los que leáis el libro podéis verificar que no solo trato de dar a conocer los sucesos terribles de Anual, sino también los que vinieron no muchos años después. Los que desencadenaron la guerra civil, y las circunstancias trágicas a que se vieron abocados aquellos hombres cuya posición ideológica no coincidía con la dominante en el lugar geográfico en el que se encontraron, como era el caso de mi padre y de otros muchos, cuya elección era vida o muerte, y al que dedico unas páginas, y en las que igual que en Anual, también digo algo de lo que nadie ha dicho.

He leído que describen tu obra como “impactante, reivindicativa y esclarecedora” y, sinceramente no me queda ninguna duda de que es una forma directa y clara de poner nombres a todo lo que aquella época esconde. ¿Me equivoco?

No te equivocas. Sé que la obra ha impactado a muchos lectores que ignoraban, por ejemplo, lo que los médicos habían hecho en Marruecos, o las penalidades de nuestros soldados, o los sucesos que ocurrieron en 1934 en Asturias así sucesivamente.  La obra reivindica tanto sufrimiento inútil, y esclarece los motivos y las ambiciones de políticos irresponsables, que desembocaron al final en una tragedia cuyas consecuencias han llegado hasta el momento actual.

Posteriormente a aquella época, tu vida giró en torno a la sanidad y el trabajo social… influyó en ello esa `Luz para el olvido´?

La formación adquirida y la experiencia acumulada han influido y ayudado para acometer y llevar término esta obra. Pero mi vocación hacia los problemas sociales ha sido algo totalmente personal. ¿Ha podido ser porque he heredado esa preocupación de mi padre por los mismos problemas? Esa es la pregunta que yo me he hecho al conocer su pensamiento. 

Si me lo permites… voy a poner el broche a esta parte de la entrevista con una de las muchas frases que he podido encontrar investigando sobre ti y tu obra: “El relato más veraz del desastre anual” ¿quieres añadir alguna cosa?

Que creo que, aunque sea una frase quizá algo publicitaria, es cierta. Sobre Anual ha habido un silencio injustificable. Sinceramente creo que sí. Y si no es el más veraz, sí, uno de los más veraces para público no especializado. He utilizado algunas fuentes bibliográficas prácticamente inéditas, como es el libro muy citado de Germain Ayache. “Les origines de la guerre du Rif.”  Aunque recientemente y estando muy próximo el centenario de estos sucesos, sí, está saliendo a la luz mucho de lo que sucedió, y se está despertando un interés por saber sobre estos hechos.

Solo quiero añadir que el conocimiento veraz de la historia es algo imprescindible, para la reconciliación entre los españoles, y que mi libro es un granito de arena en la contribución a este conocimiento. 

¿Dónde podemos encontrar tus obras?

El libro lo podéis encontrar en la Casa del Libro y Amazon en formato e-book y en papel. Y en las librerías de Ceuta y Melilla, Tótem y Mateo respectivamente.

¿Podemos seguirte a través de las redes sociales?

Sí. Tengo un grupo “Amigos de LUZ PARA EL OLVIDO, dedicado al recuerdo y homenaje de aquellos hombres que nacieron a finales del XIX y principios del XX y vivieron los convulsos acontecimientos de esta época.

En Twitter.

Y, finalmente, ¿a quién le pasas el relevo de esta cadena de talentos?                             

A Ana Larraz Galé.

¡Muchas gracias Mª Luisa!