Jesús Cañadas, ‘Las tres muertes de Fermín Salvochea’

Señalada por muchos como una de las mejores novelas del género fantástico del año, ‘Las tres muertes de Fermín Salvochea’, ha puesto a su autor, Jesús Cañadas, en el punto de mira de fans, tanto curtidos en el género como aquellos que quieren acercarse a la ficción más especial. Tampoco ha pasado desapercibido para La Cadena del Talento, y nos hemos lanzado por las calles de Cádiz en su búsqueda. Después de muchas amenazas, decidió hablar con nosotros.

-¿Quién es Jesús Cañadas?

Es difícil definirse a sí mismo y quedar en el punto exacto entre la pedantería y la falsa modestia. Digamos que soy un autónomo que vive en Berlín porque su pareja es de allí y que se dedica a todo lo que tenga que ver con género fantástico; desde escribir libros y guiones hasta traducir novelas.

 

-Acabas de ganar el Premio Kelvin a la mejor novela 2017. ¿Qué supone para ti y qué suponen los premios y reconocimientos en general para los autores?

¡Ganar un premio mola un huevo! Piensa que en esta profesión se está muy solo; eres un pringao en pijama manchado de tomate y migas de pan, sentado durante horas delante de un portátil en el salón de tu casa o en una cafetería. No tienes ni idea de si un libro va a funcionar hasta que lo lanzas ahí fuera, y aun así tampoco te enteras a ciencia cierta. Que un montón de gente que sabe del tema te dé un premio, aparte de la palmadita en la espalda, que siempre viene bien, te sirve para reafirmarte en que no eres un loco. O al menos no por dedicarte a escribir.

 

-La crítica y los medios especializados están hablando maravillas de tu trabajo y tu talento ¿Crees que has dado en la tecla con un estilo determinado?

No tengo ni puta idea, porque mis novelas se suelen parecer entre ellas como un huevo a una castaña. Yo voy haciendo, habrá cosas que funcionen mejor y otras que funcionen peor. De hecho, escribir pensando en la crítica, los medios o incluso el lector es la fórmula asegurada de que lo que haces no le guste a nadie. Creo que lo más que puedes hacer es ser honesto contigo mismo, escribir para el lector que eres, que está por encima del escritor, escribir algo que te emocione y luego esperar escondido debajo de la cama y en posición fetal a ver si a alguien también le emociona.

Aun así, me doy cuenta de que hasta ahora he tenido mucha suerte: a la gente parece gustarle las cosas que escribo. Cruzo los dedos hasta de los pies para que siga siendo así.

El autodesprecio es una cosa que tenemos muy instaurada en España, pero yo prefiero rechazarlo de pleno. Me ha costado, porque al ser un autor andaluz que encima hace novela fantástica y de terror, me he enfrentado a muchos prejuicios.

-¿Qué piensas que llama más la atención de tu última novela (‘Las tres muertes de Fermín Salvochea’)? ¿Crees que el emplazamiento (Cádiz) ha podido ser la clave de que los lectores pongan el foco en ella?

Yo soy el primer sorprendido de que a la gente le haya gustado tanto. Me ha escrito gente de todos los rincones de España, y hasta de Latinoamérica, para decirme que han visto reflejadas sus trastadas y sus aventuras de la infancia en los protagonistas de Las tres muertes de Fermín Salvochea. Supongo que el libro ha conseguido partir de lo local para llegar a lo universal.

 

¿Qué coño tiene George Washington o Churchill que no tenga Salvochea? ¿Qué coño tiene el presidente de los estados unidos que no tenga el alcalde de Cádiz? 

Absolutamente nada. El autodesprecio es una cosa que tenemos muy instaurada en España, pero yo prefiero rechazarlo de pleno. Me ha costado, porque al ser un autor andaluz que encima hace novela fantástica y de terror, me he enfrentado a muchos prejuicios. Me carga bastante la coletilla de “eso en España sería de tal o cual manera”, “igualito que en España…” etc, etc. En España hay grandísimos creadores, grandísimos profesionales, y no necesitamos compararnos con nadie ni mucho menos tirarnos por tierra a nosotros mismos. Que cada cual haga lo que quiera, faltaría más, pero yo desde luego no pienso hacerlo. Yo hago novelas fantásticas y creo que son muy buenas.

El lector de fantástico tiene el culo pelado de leer novelas buenísimas, porque el género ahora mismo está viviendo una edad de oro, en literatura y sobre todo en audiovisual.

-¿Cómo ves el mundo editorial actual….¡Es broma!…¿Qué diferencia ves entre los lectores de fantasía y los de otros géneros?¿Piensas que son un perfil más fiel o más exigente?

Muy exigente, pero es normal. El lector de fantástico tiene el culo pelado de leer novelas buenísimas, porque el género ahora mismo está viviendo una edad de oro, en literatura y sobre todo en audiovisual. No hay nadie, insisto, nadie, que ahora mismo no consuma fantástico en algún formato. Ya sea quien se ve Daredevil o Juego de Tronos, o quien se ha tragado todas las pelis de Vengadores o Transformers, o quien se ha pasado ocho veces The Witcher (basado en unas novelas excelentes, no lo olvidemos), o quien colecciona los comics Saga, Blacksad, Paper Girls, Monstress… yo qué sé. El fantástico impera ahora mismo; por eso es tan difícil destacar.

 

-Creo que no te gusta mencionar tus futuros proyectos, pero…¿Tienes algo fuera de la literatura en mente?

Acabo de publicar el primer volumen de una saga de fantasía juvenil, ‘Athenea y los elementos’. Está siendo el proyecto más ambicioso que he hecho hasta ahora, y uno de los más difíciles. ¿Por qué? Pues porque (creo) es muy entretenido, tiene mucha acción y humor, y engancha. Y eso es jodidamente difícil de conseguir.

 

-¡Por último! Sigue la Cadena Del talento: 

Pues te voy a recomendar a Marina Vidal, la ilustradora de la saga de Athenea y los Elementos, porque el trabajo que está haciendo me parece maravilloso y creo que merece mucho la pena que se hable de ella.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *