Elena Codes, ‘Guerra Civil’

Elena Codes, Elengrrl en instagram, recoge el testigo de Alex Kieron. Y llega a la Cadena del Talento en un momento dulce, porque su obra más reciente: ‘Guerra Civil’ está llamando la atención del público que ansia escuchar esas palabras que no todo el mundo sabe decir y Elena sabe decirlas de una forma única, porque las ha vivido y porque hace que las vivamos.

-¿Quién es Elena Codes?¿Quién es la Belén Esteban de la escritura?

Pues es una persona que tiene claro lo que no quiere, e intenta disfrutar de todo esto lo más que puede. Sin más. O sea, tampoco creo que haya mucha diferencia de lo que soy escribiendo o haciendo una presentación, a lo que soy cepillándome los dientes, cenando con mis padres, o follando. Es la misma Elena haciendo distintas cosas, y la única diferencia es que ahora hay gente que conoce mi primer apellido, y antes solo era Elena.

Si tuviera que definir quién soy diría que soy una persona con sus prioridades claras, y que odia perder el tiempo.

En realidad, soy lo que estoy viviendo. Sin más. Posiblemente la semana que viene no me sienta identificada con lo que estoy poniendo aquí.

-Háblanos un poco de ‘Guerra Civil’

‘Guerra civil’ es el diario de una de mis épocas más maravillosas y chungas. Está dividido en tres partes –tal y como se estudia una guerra: causas, desarrollo y consecuencias- y comienza con una Elena llorando en su cama tres meses antes de dejar a un tío que ama con locura para quererse a sí misma, y termina con otra Elena rapada, en Londres, y decidiendo sobre lo que quiere y lo que no.

Sé que puede sonar algo feo recomendar tu propio libro pero, para quien haya dejado una relación, o cree estar metida en una y no sabe cómo salir, se lo recomiendo mil.

-Dicen de ti, que escribes desde lo más íntimo, ¿Qué dices entonces tú de lo que escribes?

Mis escritos nacen sin ojos. Es decir, intento hacerlos solo por y para mí por mucha presión que tenga. Los hago porque para mí la escritura es una terapia, y allí nunca me juzgo. Mi trabajo viene después: el mostrarlo al mundo, y el cómo hacerlo. Pero la esencia del principio está ya ahí.

Estoy muy contenta con lo transmito a la gente porque es casi lo mismo que pienso yo de lo que hago. Creo que lo que más puedo llegar a transmitir es pureza y sinceridad. Soy yo en constante evolución. Y no más.

-¿Es posible hacer una poesía actual y que transcienda al público?

Sigue habiendo mucha gente que odia la poesía, que piensan que la de antes era mejor y blablablá. Yo personalmente creo que las cosas cambian, y que lo importante es que la gente tenga algo que decir.

Me llega mucha gente diciéndome que lo que hago no es poesía, y, sinceramente, me da igual que lo sea o que no. Yo tengo un mensaje que dar, y eso me parece importante. Llama a eso como quieras llamarlo, pero sí, creo que es posible, y necesario que la poesía transcienda al público. Ahora más que nunca.

-¿Cómo usas las redes sociales para ello?

Pues por suerte me flipa también la fotografía. Tengo una especie de obsesión con escribir, guardar y fotografiar todo lo que estoy viviendo, así que las redes sociales me vienen genial para poder mostrar eso a más gente.

-Estás inspirando y ayudando a muchas personas ¿Cómo te sientes con esa responsabilidad?

No siento responsabilidad, sino alegría. No creo que tenga que darle mucha importancia a eso porque ahí es cuando llegan los problemas. Me alegro que esto transmita mucho a muchísima gente, de veras, me llegan muchos mensajes diarios de todo lo que he hecho por ellxs, pero no creo que deba de tomarme eso como prioridad porque de ahí es de donde nace la presión.

Esto es algo preciosísimo y gratificante que sale como fruto de mi trabajo, pero ni me siento ni quiero sentirme responsable de la felicidad de otras personas.

-Además de elogios, como todos en esta vida, recibes muchos comentarios negativos hacia tu forma de vida o lo que escribes ¿Qué está pasando con el mundo?

Realmente no tengo tantos haters. A parte de eso, creo que el problema está en que la gente se cree con todo el derecho a sentir que su opinión es super importante para ir a poner un comentario horroroso a una cuenta. Y no, tu opinión no es tan importante para ir a la cuenta de X persona a decirle un par de cosas. Las redes sociales te facilitan esto porque no estás cara a cara con esa persona, simplemente es una pantalla y nos creemos que no hay nadie detrás. Personalmente no me afectan esos comentarios porque no les doy valor.  (Hablo de comentarios que no son constructivos)

-¿Tienes algún proyecto del que quieras hablar?

Pues dentro de seis o siete meses termino de escribir mi tercer libro, y espero que todo salga como lo tengo más o menos planeado. En Marzo finalizo mi primera obra de teatro “Por qué no hay hombres en el cementerio”, y comenzaré con castings y demás.

Y, pues, para acabar, al final de año tendré una serie acabada, pero de esto todavía no sé nada para poder hablarlo con claridad.

View this post on Instagram

07/11/18 18:51h “siento demasiado este mundo. Y, realmente, siempre he sido así, y me gusta sentir de esta manera. Me gusta llorar, me gusta la energía que tengo, me gusta verme y salir y sentir que puedo comerme medio mundo. Eso no me importa. El problema está en que me siento demasiado. Y eso sí que no sé cómo explicarlo. Normalmente estoy bien, y me siento bien, y no tengo problema con ser yo. Pero, de pronto, algo se tuerce. Es como si tuviera un “clic” en la cabeza que me hace sentir todo lo peor que tengo. Y entonces me agobio -no el mundo, no mi casa, no mis amigas- no, me agobio por dentro. Y empiezo a pensar que es imposible que todo lo que siento, pienso, creo, esté dentro de este cuerpo. Es que joder me parece imposible que quepa todo eso dentro de mí. Entonces necesito más espacio, pero no lo hay. Es imposible. Y desearía arrancarme la piel y liberarme (…) Me siento mucho, muchísimo a mí misma. Y he conseguido mucho en mi vida y estoy donde tengo que estar, pero a veces me pregunto que si esto es un don o una maldición. y todavía no sé nada sobre mí para poder responder a eso” ❤️ (de hace ya algún tiempo, pero últimamente me siento muy así)

A post shared by elena codes (@elengrrl) on

Para continuar con esta cadena, Elena nos recomienda seguir a su amiga y fotógrafa: @caroulina