‘Dejar de llamarte’, de Vicente Ruiz.

Bienvenido Vicente a La Cadena del Talento y gracias por hacernos un hueco.

-Tengo entendido que Vicente Ruiz es un seudónimo bajo el que se esconde un gran escritor y fotógrafo, ¿es así?

Bueno, bueno… “Escritor” y “fotógrafo” son dos trajes de talla muy superior a mi estatura, así que para lo de “gran” creo haber hecho aún menos méritos. Pero muchas gracias, de verdad. Tanto la escritura como la fotografía son actividades que realizo desde adolescente, así que las tengo en gran estima y procuro tratarlas con todo el respeto que merecen.

Es un seudónimo compuesto por dos apellidos que no son míos. Fue un modo de rendir homenaje a alguien que fue fundamental en mi vida. Por otro lado, Vicente Ruiz es el canal, no es importante, lo primero son las historias.

-¿Cuándo empieza tu andadura en el apasionante mundo de las letras?

Siempre había escrito cosas para mí o para mis familiares o amigos, pero nunca me había lanzado con un proyecto así. Así que, como afición, lo hago desde que recuerdo, pero de modo más serio, desde hace un par de años.

-“Dejar de llamarte”, publicada en 2017, ¿Es tu primera novela? ¿Qué nos puedes contar sobre ella?

Sí, es la primera. O, al menos, la primera que termino. Es una novela intimista, narrada en primera persona por Noelia, que después de sufrir una pérdida familiar importante, nos cuenta el doble camino por el que transita: uno que va hacia el pasado a través de los recuerdos, y otro que transcurre por el presente con todos los cambios a los que tiene que hacer frente en su nueva vida. La narración va combinando ambos tiempos. Pero lo interesante es el tercer camino que aúna a los otros dos: el que lleva a Noelia hacia su propio interior.

-¿Qué hay de Vicente Ruiz en esta novela?

Mucho. Pero no sólo de Vicente Ruiz. Al final, para escribir, uno bebe principalmente de su propia vida, pero las de los demás también son referencias igual de importantes. Lectores que han pasado por experiencias similares me han reconocido haberse sentido identificados o haber recordado sensaciones o sentimientos parejos. Esa conexión para mí es imprescindible y sería imposible lograrla si personalizase en exceso emociones tan universales como el amor, el dolor, la frustración y la esperanza.

Contraportada

-Si no me he informado mal, has autopublicado “Dejar de llamarte”, ¿Cómo definirías esa experiencia?

Muy enriquecedora desde el punto de vista creativo. He aprendido mucho sobre edición, corrección, el diseño de cubiertas, he usado programas que ni sabía que existían… Me he encargado yo de todo intentando hacerlo lo más profesional posible y con el mayor de los cuidados.

-¿Recomendarías la autopublicación a otros escritores?

Depende. Si lo que quieren es sacar a la luz su historia, sí o sí, pues adelante. Eso sí, todo el trabajo de marketing y publicidad también lo ha de hacer uno mismo (o pagar para que te lo hagan, del mismo modo que la corrección y la edición). Yo ahí he flaqueado, porque es mucho tiempo de dedicación y aprendizaje. Y no me dedico a esto por entero, tengo mi trabajo y mi vida como cualquier persona. Así que sólo me centré en sacar el producto con el mayor nivel de calidad posible. Reconozco que vender no es una de mis virtudes…

-¿Darías algún consejo a aquellos que no acaban de decidirse por la autopublicación?

No soy quién para dar consejos. Puedo explicar cómo lo enfoqué yo. Para mí era importante publicar esta historia. Si en el futuro hay más o no, ya veremos, pero ésta quería que saliese. Envié el manuscrito a dos editoriales y no tuve respuesta. Esto me daba mucho respeto. Así que al final dije: “Lo hago yo y que la historia llegue por sí sola hasta donde deba llegar”. Por el momento no ha llegado muy lejos en cuanto a ventas (lo que era previsible), pero sí en cuanto a satisfacción. Hasta el momento sólo conozco a una persona que me dio un 3 sobre 5 porque no le gustaban las historias tan intimistas. El resto, incluidas personas que no conozco yo directamente, me han felicitado por el resultado y yo con eso ya estoy más que feliz.

-y, para terminar, sigue la cadena del talento, recomiéndanos a alguien con quién poder contactar para entrevistarle.

Pues os recomiendo a Jorge Sosa Almeida (@dorwinrin). Cualquier seguidor de Pasapalabra lo conocerá. Gran concursante y mejor persona, en septiembre debuta con “Pez de plata” (editorial Cerbero) y seguramente tendrá muchas cosas interesantes que contaros.

Hasta aquí, las palabras de Vicente Ruiz, le mandamos un fuerte abrazo y agradecemos que haya tenido un hueco para hablar con nosotros. Y a los que queráis seguirlo más de cerca, podéis hacerlo en su propia web.

H.F Ruiz

Me gusta escribir, leer, ver películas y, sobre todo, compartir mi tiempo con mi gente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *