Arlette Luévano

Bienvenida a La Cadena del Talento.

Háblanos de ti. Cuéntanos quién es Arlette Luévano.

“Quién soy” es quizá una de las preguntas que con mayor frecuencia trato de contestarme, sin éxito, es preocupación y tema recurrente.

 

Soy mis ojos y mis pasos,

la memoria y la huella,

la voz que callo

y la agitación que se me escapa.

 

Así como las rocas envejecen,

yo, escribo.

 

Así como la tierra avanza,

yo me dejo llevar

por los brazos del viento.

 

Soy lo que sueño y lo que me sucede,

todo contra mi voluntad,

tan pequeña.

 

Soy una mujer, vivo en Aguascalientes, México, abogada, madre. Tal vez nombrar esas cosas ayudaría a ubicarme. Pero no estoy segura de ser eso. Espero no ser sólo eso. Sigo buscando.

 

Hemos visto que tienes publicados una decena de libros. ¿Cuál podemos decir que es el que más te marco?

Cada uno de mis libros me ha dado distintas sorpresas. A Casi verde no puedo más que quererlo porque fue el primero. Apostillas negras, el más personal, es un texto que me dice mucho, al que he vuelto muchas veces. Quizá Casa en ruinas es el que más aceptación ha tenido y por eso lo tengo muy presente.

De mis lecturas, no sabría decir si alguna me ha influido, ojalá que sí, porque son maravillosas, o tal vez no, porque es difícil corresponder su altura. Puedo decir que Federico García Lorca me ha acompañado mucho tiempo, fue de mis primeras lecturas y no nos hemos dejado: Poeta en Nueva York, sin duda, pero también Libro de Poemas. A  Jaime Sabines lo tengo grabado en mí, puedo estar haciendo cualquier cosa en el día a día y me viene alguno de sus versos, atesoro una edición de Joaquín Mortiz de Otro recuento de poemas. Bernardo Atxaga me toca el corazón, su poema El Erizo es de mis grandes favoritos, conocí Poemas híbridos en una colección muy accesible de Plaza y Janés. No podría elegir sólo uno de Rosario Castellanos o Wislawa Szymborska, todo lo que escribieron me parece maravilloso y me podría quedar a vivir en sus páginas. No lo sé, y qué injusta puede ser también la memoria. De los más recientes, Todos deberíamos ser feministas, de Chimamanda Ngozi ha significado mucho para mí.

 

¿Dónde podemos adquirir tus obras?

Mi obra anda libre en internet. Casi todo está disponible gratuitamente y espero pronto poder decir que todo. Hay antologías en donde aparezco que pueden descargarse desde la página del Instituto Cultural de Aguascalientes y de la Universidad Autónoma de Aguascalientes. He subido algunos archivos a mi página de Academia.edu y hay textos que pueden encontrarse en blogs y revistas electrónicas.  Son muy escasos mis libros en físico porque todos han sido de tirajes pequeños, pero creo que todavía puede conseguirse Casa en Ruinas pidiéndolo en Ediciones La rana.

 

Tienes también un blog y un canal de YouTube, ¿podemos conocerte un poquito mejor a través de ellos?

Tengo un blog en estado de abandono, pero supongo que sí se podría llegar a conocerme un poquito mejor a través de él, por lo menos de una etapa de mi vida pues me funcionó casi como un diario. Abrí un canal de YouTube con la idea de experimentar y hacer videopoemas, pero no he sabido hacerlo todavía. Me gusta participar en revistas y sumarme a proyectos, así que trato de hacerlo con cierta frecuencia.

H.F Ruiz

Me gusta escribir, leer, ver películas y, sobre todo, compartir mi tiempo con mi gente.