‘Alas negras y chocolate amargo’ de Sonsoles Fuentes

Buenos días Sonsoles y bienvenida a la cadena del talento.

Háblanos de ti, ¿quién es Sonsoles Fuentes?

La pregunta del millón… diría que todavía estoy descubriéndolo. Decidí ser periodista cuando aún era niña y fue durante la adolescencia cuando me entregué a la pasión de la lectura. Después me di cuenta de que escribir era una buena terapia, y sentí ganas o tuve la ilusión de provocar en otros las emociones que a mí me provocaban las novelas que leía. La escritura es un aprendizaje lento y largo, exige esfuerzo, disciplina, autoexigencia… Soy muy trabajadora, pero a veces me puede el miedo a afrontar la escritura, a recorrer esa larga distancia que existe entre lo que habita en mi cabeza y lo que consigo volcar en el papel. Lo que imaginamos los escritores siempre es muchísimo mejor que lo que escribimos.

Hemos visto que tienes una decena de libros publicados y novela: `Como la seda´, `Alas negras y chocolate amargo´, haznos un pequeño resumen sobre tu amplio Curriculum literario.

La mayor parte de los libros publicados hasta ahora no son novelas, sino que los escribí en la línea de los artículos periodísticos. De hecho, me llamaban de las editoriales al leer lo que publicaba en las revistas. Siempre me han gustado tratar las problemáticas sociales y los asuntos que atañen a las relaciones personales, como las relaciones de pareja o la sexualidad. No me puedo quejar del éxito que han tenido algunos de mis títulos.

¿Cuál es tu último libro?

El último publicado es Alas negras y chocolate amargo, una novela de suspense psicológico. La historia de dos hermanas que se distancian por la muerte del padre, cuando la mayor, Carol, se casa con un psiquiatra que intenta someterla durante veinte años. La historia comienza cuando Carol se queda viuda y su hermana Fani va a convivir con ella. A partir de entonces comenzarán a desvelarse los secretos de sus vidas, especialmente el cómo y el porqué del maltrato psicológico que ha sufrido Carol.

Eres madre, periodista y escritora… ¿es difícil compaginarlo todo?

En estos cuatro últimos años he vivido el “más difícil todavía”: el padecimiento de mi madre en una situación de dependencia a causa de un ictus. La verdad es que es imposible compaginar nada cuando una familia se tiene que enfrentar a este tipo de situaciones. Para una mujer suele ser más difícil porque la presión social te exige que estés al cien por cien para todo, y si no eres la superwoman te sientes culpable. Por supuesto que un hombre no puede restar tiempo del trabajo que le da de comer para dedicarlo a la escritura, pero cuando llega a casa y se encierra en el despacho a escribir, la familia suele respetar ese tiempo que necesita. Cuando eres mujer, el niño abre la puerta y te pregunta por su camiseta, o lo hace el marido. Se mantiene la diferencia de roles en muchos hogares, porque la revolución más difícil es la que tiene que estallar de puertas para adentro. De todos modos, yo he tenido suerte, o quizá, si en algo he sido inteligente, ha sido al elegir pareja. Mi marido siempre me ha valorado como escritora y hace lo que sea para que yo pueda disponer del tiempo que necesito.

¿Qué le dirías a la gente que está empezando a escribir y se le hace todo un mundo?

Que lean y lean y lean y lean. Aprender a escribir comienza por ahí, por la lectura, de clásicos y contemporáneos. Lo siguiente es escribir cada día, no pensando en publicar ni en enseñar nada a nadie, sino como entrenamiento. Ponerse un horario y cumplir con él es más importante que el resultado. Ejercitarse en la descripción de alguien que has visto en el autobús, o en redactar la conversación de una pareja… La escritura requiere mucho entrenamiento, como la práctica de un deporte. Y lo que escribes durante ese entrenamiento no es publicable.

Gracias por dedicarnos un ratito de tu tiempo, y, para continuar con esta estupenda cadena de talentos, recomiéndanos a alguien que la siga.

Recomiendo a Laura Garzón, que es autora de la novela Promesas de arena. En estos momentos, TVE está grabando una serie basada en ella.

H.F Ruiz

Me gusta escribir, leer, ver películas y, sobre todo, compartir mi tiempo con mi gente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *